Crisis económica en los grandes del baloncesto europeo

Una noticia aparecida en el diario Marca el 2 de octubre de 2021 acerca de la enorme deuda prevista de 27 millones y medio para la actual temporada por parte del FC Barcelona, me hace pensar en lo frágil que es la salud de la economía del baloncesto europeo.

La economía de los grandes de Europa

Solo los equipos alemanes y algún que otro club de gestión ejemplar tienen sus cuentas en positivo. Pero los mejores equipos de Europa sobreviven gracias a la aportación a “fondo perdido” o bien de equipos del todopoderoso fútbol o bien de millonarios que tienen a su equipo como una afición o capricho.

Esos clubes que cuidan el equilibrio entre gastos e ingresos, salvo milagro, lo tienen crudo para hacerse con algún título importante.

Todas esas eternas comparaciones con la NBA se caen por su propio peso ante la escasa repercusión mediática del baloncesto de clubes europeo: por muchos comentarios que haya en twitter o que algunos miles juguemos al Supermanager, en las televisiones en abierto apenas tiene espacio algún mate suelto y ni pensar en ver un partido sin pagar. Esto tiene como consecuencia unos ingresos económicos escasos en marketing y patrocinios y gestiones ruinosas para la mayoría de los llamados “grandes”.

Una muestra es que el Barcelona recibió un millón y medio por parte de la Euroliga por quedar primero en la última fase regular y 850.000 euros más por quedar finalista de la competición. Eso no le da ni para pagar el sueldo de su estrella Nikola Mirotic que cobró casi cuatro millones en 2020/21 y con un presupuesto total de 41 millones la temporada pasada, según informaron en el diario L’Equipe. Como muestra el Bilbao Basket tiene un presupuesto de 3,2 millones para la temporada 2021/22.

El Real Madrid de baloncesto, que perdió la temporada pasada unos 26 millones (descontando lo que recibieron de las cláusulas de Campazzo y Deck), cobró de la Euroliga apenas 550.000 euros por su fase regular.

Alguno dirá que este año habrá más ingresos por la vuelta del público. Claro que sí, pero con la taquilla tampoco se cubren esos generosos presupuestos. El Bilbao basket reconoce en «Palco 23», medio dedicado a la información económica del deporte, que los ingresos por entradas y abonos en una temporada normal son un tercio de los ingresos, es decir, en su caso un millón de euros con un pabellón con capacidad para 8000 espectadores.

Y el dinero de los derechos televisivos que aporta Movistar a la ACB, unos 8 millones al año hasta 2023 (a repartir entre 18 equipos) más el dinero del patrocinio de la propia operadora, Endesa o la casa de apuestas 888, pueden suponer para el club campeón un millón y medio. En la temporada 2019/20 el Baskonia ingresó 850.000 euros de la televisión por ganar la ACB.

Un último dato “escalofriante”: el año pasado el Consejo Superior de Deportes, en un informe demoledor, señaló que en los últimos veinte años la ACB acumula unas pérdidas de 1.059,4 millones. Solo en la temporada 2018/19 se generaron 24 millones de deuda con Hacienda pública, casi un millón con la Seguridad Social, casi 20 millones con entidades de crédito y 40 con otras empresas privadas.

📺 Ver Baloncesto Online

Obsérvese la perfecta ejecución a la yugoslava de este triple que Lorenzovic falló a la española.

En 'Tiempo D3 Basket' desde 19.08.2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EN VIVO!!! AQUÍ Y AHORA!!!
CURRENTLY OFFLINE