miércoles, febrero 21, 2024
InicioACBRoger Grimau, a examen su liderazgo

Roger Grimau, a examen su liderazgo

Este próximo sábado el FC Barcelona se enfrenta al Real Madrid en las semifinales de la Supercopa de España, un título que los azulgranas llevan desde 2015 sin llevarse a sus vitrinas, en una final en la que se impusieron al Unicaja.

Con Pau Ribas como MVP, promediando 12 puntos, 3 asistencias y algo más de 2 rebotes, para 18 de valoración en los dos partidos de la competición, 15 puntos y 25 de valoración en la gran final, en lo que era su gran debut con la elástica blaugrana.

Los de Roger Grimau, quien se estrena en el cargo intentarán romper esa racha de 5 títulos consecutivos de los blancos, los 4 últimos precisamente contra los azulgrana, y es que los ahora entrenados por Chus Mateo tienen un idilio con esta competición, la cual da el pistoletazo a la temporada.

Y la verdad es que si bien siempre llega pronto, este año aún lo es más para el equipo barcelonista, ya que una gran número de sus jugadores han recién aterrizaban del mundial, incluidos tres de los 4 fichajes del equipo hasta la fecha, como es el caso de Parra, Willy y Brizuela.

Quienes esta misma semana se ponían el mono de faena, sin apenas casi haber entrenado con sus nuevos compañeros, para echarles una mano en la Copa Catalana, que a la postre ha significado el primer título de la era Grimau, tras imponerse en la final al Baxi Manresa por un ajustado 71 a 69.

Roger Grimay Barça tiempo muerto

Un título menor comparado con el resto en juego a lo largo del año, pero que siempre da ilusión y alegría, sobre todo a la nos nuevos, quienes han podido celebrar su primer título con la camiseta azulgrana.

Una liga catalana en la que ya hemos podido ver algunos de los cambios principales del equipo, quien ha perdido a dos de sus mejores jugadores, Mirotic y Higgins, si bien este último ha estado mus lastrado los últimos años por las lesiones, así como también a su líder, al capitán del barco, Sarunas Jasikevicius, quien dejaba el club tras 3 temporadas , con un sabor agridulce, caída en semis ante el Madrid en Euroliga y victoria en ACB, precisamente ante los blancos, por un contundente 3-0.

Por lo visto en los dos partidos ante el Girona y Manresa el equipo azulgrana buscará correr más, disponer de más posesiones, cabe indicar que la temporada pasada en la liga fueron el tercer equipo que menos posesiones jugaron por partido, 73, aunque si bien fue el segundo equipo en lo que se refiere a eficiencia ofensiva.

La apuesta pasa por jugar con una mayor libertad, por dejar fluir el talento, un juego quizás más anárquico, no tan sujeto a la libreta y a esquemas establecidos, donde cada jugador tenga más poder de decisión en la elaboración de cada jugada.

Y es que ya entres las figuras de Roger Grimau y Jasikevicius podemos ver grandes diferencias en lo que se refiere a sus estilos, y es en este apartado en el que voy a centrarme aprovechando mis conocimientos y experiencia en este tipo de cuestiones.

Roger es un tipo de entrenador que se basa por lo que hemos podido ver, habrá que ver más avanzada la temporada, en el método “Laissez faire-dejad hacer, dejad“, con mucho diálogo con el jugador, y sin tanta intervención, y en el que se evalúan los talentos individuales de cada jugador, fomentando un clima adecuado para estos.

Favoreciendo en gran parte a los que poseen una inteligencia dentro de la cancha y muestran una gran ingeniosidad , aquí se me vienen a la cabeza jugadores como puede ser el caso de Laprovittola, Brizuela o Jokubaitis entre otros.

Este tipo de líderes intervienen sólo cuando es estrictamente necesario.

Es un estilo de liderazgo no autoritario que confía en la experiencia y en la motivación del jugador para completar tareas utilizando sus habilidades de liderazgo.

Se trataría de un líder “facilitador, no intervencionista, que apoya e incita a desarrollar todas sus habilidades hasta la máxima expresión, y que hace uso de la crítica constructiva“.

De los que no condenan el error , valorando que lo intenten, y donde el jugador tiene una gran confianza, sintiéndose libre para innovar y crear, sin miedo a ir al banco al primer fallo o acción que atente contra la autoridad o indicaciones del éste.

Los Jugadores tienen confianza plena para aplicar la innovación y lograr tanto sus objetivos individuales y también colectivos. El énfasis no está en hacer todo correctamente, sino en aprender y desarrollarse.

Visto así puede sonar muy guay, pero ojo que como todo en esta vida también tiene sus desventajas como no podría ser de otra manera.

Podría darse una cierta sensación de desorientación, perdiendo el foco de los resultados, y produciéndose una cierta confusión en el rol que deben desempeñar dentro del equipo, llevando a realizar a cada jugador la guerra por su parte, generando una duplicidad e roles y funciones, quedando otras importantes sin realizar.

Si se trata de un equipo inmaduro, donde muchos de los jugadores necesiten más intervención por parte del entrenador, podrían sentirse perdidos, conllevando a pérdida de motivación y compromiso con el proyecto.

Como veis es un estilo muy concreto y específico, y que en este caso está en las antípodas del de Jasikevicius, quien ejercía un estilo basado más en la autoridad y control, muy presente en las escuelas del este de Europa, y donde los jugadores tienen la obligación y deber de obedecer al líder.

Y que en su caso podría chocar con aquellos jugadores con más experiencia y carácter, quienes sentían que podían estar limitados y que no se les aprovechaba ni podían sacar todo ese talento y creatividad que llevaban dentro.

Un estilo con directrices y objetivos más claros y definidos, pero a la vez más rígidos, y donde todo, absolutamente todo pasa por el líder, sintiéndose el jugador con menos toma de decisiones y hasta cierto punto infravalorado.

Supone un cambio (opinión propia), no estoy comprándolos ni mucho menos al que tuvo lugar en el equipo de fútbol hace ya unos cuantos años, donde se pasó de la figura de Van Gaal a la de Fran Rijkaard, si bien entre ambos estuvo Radomir Antic, quien se hizo cargo del equipo durante 5 meses, tras la destitución del primero.

Lo veo una de esas apuestas, que a veces parecen un poco descabelladas de Laporta, como en su día pudieron ser las de Guardiola o Xavi, quienes sin apenas experiencia en la máxima competición cogieron al equipo de fútbol en situaciones bastante complicadas, pero decisiones que vistas con el tiempo, sobre todo en el caso del primero acabarían dando la razón al presidente.

O ya en el deporte de la canasta a la decisión de dar las riendas del equipo a un novel Xavi Pascual, tras la destitución de Ivanovic.

En fin, que el equipo ha cambiado un rato largo en lo que a la figura de su líder se refiere, además en el caso de Roger Grimau, hay que tener en cuenta que no cuenta con experiencia ni como primero ni como segundo en la máxima competición, por lo que también entendemos que haya optado por este modelo de liderazgo.

Y además contando en su caso un gran número de jugadores con una gran experiencia, Satoransky, Abrines, Kalinic o Vesely, quienes deben ser la columna vertebral del equipo.

Por otra parte , me resulta especialmente interesante observar si Jokubaitis da ese paso adelante que todo el barcelonismo está esperando, y saca a relucir todo el baloncesto que lleva dentro, como demostró en el pasado mundial, promediando 12.6 puntos, 5.8 asistencias y 2.3 rebotes.

Así como también el paso adelante que debe dar Da Silva, quien podría aprovechar bien la oportunidad de la baja de Mirotic, y el proceso de adaptación que debe pasar Parker.

El brasileño ya demostró contra el Girona destellos del jugador que es, un jugador con una gran capacidad reboteadora, intenso a ambos lados de la canasta y quien en liga la pasada temporada mostró grandes porcentajes tanto en el t2 como en el t3.

Y quien este año puede y debe asumir más protagonismo, pudiendo aprovecharse de esa libertad de acción que Grimau concederá a sus jugadores.

Antes hablábamos de Parker, la principal incógnita del equipo, un expediente X con el que parece no haber término medio, o sale un fichaje de época o es un fichaje de esos para olvidar, del tipo de los Seikaly u Odom.

Calidad tiene por un tubo, y se ve que sabe de que va el juego, pero hay que tener muy presente el tema de su físico, y que encuentre su lugar en un baloncesto muy diferente del suyo.

Se ha visto en los partidos disputados que tiene buena mano, buscando el lanzamiento de tres, pero debe probar a hacer más cosas, y ser ese factor determinante que muchos esperan.

Se la he visto sonreír, que ya es bastante y parece que poco a poco se va integrando dentro del equipo.

Después tenemos a los tres mundialistas de la selección española, Brizuela, ese jugador con un talento descomunal, capaz de romperte el partido en cinco jugadas consecutivas, pero al que se le pide una mayor regularidad, a ver si ya en esta nueva etapa, de plena madurez la consigue. Y quien aporta descaro, valentía, y a quien pedirá si es necesario esa última bola para ganar el partido.

Parra, joven promesa del baloncesto estatal, un todo terreno, que sabe hacer muchas cosas, sin ser el mejor en ninguna, pero cumpliendo en todas las facetas del juego ( defensa, juego al poste, puntos, correr en contraataque), y quien tiene un gran margen de mejora ,la verdad es que tengo 0 dudas con el de Badalona.

Ya por último hablar del gran fichaje del año, sobre todo por haber militado en el equipo blanco, Willy Hernangómez, quien tras 7 años en la NBA ha dejado de perseguir el sueño americano y vuelve a Europa, para convertirse en una las grandes referencias del equipo.

Un jugador con un talento ofensivo descomunal, no hay que olvidar que fue MVP del europeo del año pasado, tras promediar 17 puntos y 7 rebotes por partido, si bien, deberá ser más intenso y estar más concentrado en defensa, donde tiene uno de sus puntos de mejora.

Será un punto fundamental el poder ver cómo se aplica en esta faceta del juego, sobre todo cuando le toque lidiar con el bueno de Tavares.

La verdad es que estamos ante un año apasionante, de grandes cambios, con muchas incógnitas, las cuales irán desvelándose a lo largo de estos meses.

Comentar que una victoria de los azulgrana sería muy importante, daría confianza y tranquilidad, en cambio una derrota haría empezar ya con las críticas al proyecto, y es que este “aperitivo” como muchos denominan a la supercopa es un poco traicionero, ya que los equipos grandes tienen más que perder que ganar.

Y ya para poner punto y final vamos con un poco de música, y un grupo que desde que los escuche y vi al cantante me recordó un poco a Roger Grimau, y que por cierto es uno de mis grupos favoritos.

Hablamos de Death Bells, se da la circunstancia de que son australianos aunque actualmente afincados en EEUU, y es que el bueno de Roger siempre me pareció que hacía pinta de surfero, de esas personas que generan buenas vibras, siendo una persona que transmite una gran paz y mucho rollo zen.

Vamos, que es de esas personas que generan buenos entornos de trabajo, creando sinergia positivas, entornos en los que el talento puede campar a sus anchas sin ataduras ni ligaduras y expresarse tal cual, algo que seguro que la gente del Palau valorará, si bien, éste siempre debe ir vinculado al colectivo y consecución de objetivos y resultados.

Tocará por ver cuando las cosas no vayan bien y toque sacar a la luz su mala uva y ese carácter que ya muchos se han atrevido a poner en entredicho.

🛍️ Comprar entradas NBA

¡Hola! Soy Roberto González Rico. Psicólogo Organizacional, Profesional de RRHH, Psicología Deportiva y Coaching. Redactor Deportivo, especializado en baloncesto.

En 'Tiempo de Basket' desde el 11.07.2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ahora en YouTube

Cinco Titular