jueves, diciembre 2, 2021
InicioAnálisis / OpiniónZion Williamson y la expectativa de los Pelicans

Zion Williamson y la expectativa de los Pelicans

Cada vez es más complicado ignorar los ecos de las pasadas temporadas de New Orleans Pelicans, que empiezan a resonar alrededor del equipo de este año.

Zion Williamson y la nueva temporada de los New Orleans Pelicans

Los Pelicans entran en el año con una presión inmensa para pelear por un puesto de playoff en la dura Conferencia Oeste. Todo lo que no sea eso podría afectar negativamente los futuros de su joven superestrella y los líderes de la directiva.

Esta, desde luego, no es una posición que no le sea familiar a la franquicia.

Los fracasos de esos equipos pasados han dejado a los aficionados pesimistas sobre que las cosas cambien pronto en la Crescent City y el bagaje que este actual régimen ofrece no ha ayudado en absoluto.

Las cosas sólo empeoraron el pasado lunes cuando Willie Green, entrenador de primer año, confirmó que su joven estrella, Zion Williamson, no ha empezado a correr o participar en las actividades del equipo mientras continúa recuperándose de una rotura en el pie derecho sufrida durante la offseason.

David Griffin, vicepresidente de las operaciones deportivas de los Pelicans, soltó la sorprendente noticia de la lesión de Williamson en el media day el 27 de septiembre, meses después de que el All-Star se sometiera a una operación para reparar la fractura.

Pese a la triste noticia, Griffin afirmó con seguridad que Zion progresaba bien y el plan era tenerlo listo para el inaugural de la temporada regular contra Philadelphia el 20 de octubre.

Semanas después, el ala-pívot de los Pelicans todavía no ha corrido ni ha participado en ningún ejercicio o acción de cinco contra cinco con sus compañeros. Eso casi asegura que no jugará en un partido real en una semana desde ahora. Y si lo hace, será en una capacidad muy limitada.

Desafortunadamente, este sentir de Griffin se parece mucho a lo que se escuchó en los días anteriores al inicio de la temporada de rookie de Zion después de que se sometiera a una operación para reparar un desgarro en el menisco de su rodilla derecha.

Zion Williamson

El debut de Williamson no llegó hasta tres meses más tarde, después de que pasara por una larga lista de objetivos que el equipo le obligó a alcanzar antes de volver a vestirse de corto.

Es casi imposible saber dónde están las cosas con los Pelicans y su jugador franquicia con la manera en la que han mantenido tanto en secreto tras sus dos últimas intervenciones importantes.

Con un jugador de la estatura de Williamson, siempre va a haber algún nivel de especulación cuandoquiera que emerjan estas situaciones. Por supuesto, sube un nivel con Zion porque existe tanta preocupación sobre su estructura de 129 kilos y cómo aguantara con la cantidad de fuerza y temerario desenfreno con los que juega cada noche.

Si su objetivo era aplastar la especulación, su entorno y/o la organización han fracasado estrepitosamente con los métodos que han desplegado durante sus últimas dos lesiones importantes para limitar la información sobre su recuperación.

El velo de misterio que ha rodeado a casi todo lo que tiene que ver con la lesión en el pie únicamente plantea preocupaciones sobre lo que podría significar para esta temporada y su futuro en general. Este patrón de ofrecer plazos optimistas inicialmente, únicamente para retrasarlos después, incrementa la frustración entre los aficionados y otorga validez a aquellos que cuestionan si Williamson estará sano durante un periodo prolongado.

La primera elección absoluta del Draft de la NBA de 2019 ya se ha perdido un total de 59 partidos durante sus dos primeras temporadas como profesional y todas las señales apuntan a que ese número aumentará una vez arranque oficialmente la temporada 2021-22. Quizás incluso más preocupante es el hecho de que esta es la tercera lesión que ha sufrido Williamson en el lado derecho de su cuerpo durante los pasados tres años. Además de la rotura en el pie y el menisco, Williamson se lesionó su rodilla derecha en Duke en febrero de 2019 después de romper su zapatilla durante un partido.

En el lado positivo, Williamson volvió de esa lesión y pareció el habitual jugador dominante. También volvió de su rotura en el menisco – aunque le costara más de lo esperado – y estableció varios récords durante la etapa final de su año de rookie. Según la información acerca de jugadores que se han roto un quinto metatarso en el pasado, la historia sugiere que la mayoría volvieron después de una cierta cantidad de tiempo y regresaron a su forma.

Zion también demostró una durabilidad impresionante durante la condensada temporada del año pasado, que fue agotadora para muchos, y jugó en 61 de 72 partidos de la temporada regular.

Hay razones para creer que la estrella de los Pelicans volverá a arrollar a gente sin problema una vez que deje atrás la lesión en el pie.

Según la manera en la que New Orleans fue destruido en dos partidos de pretemporada, está claro lo mucho que necesitan que Williamson esté sano y de vuelta en la alineación. Sin embargo, con Zion, es difícil para cualquiera saber cuando estará listo Zion hasta que el equipo acelere su actividad y ponga a prueba verdaderamente su pie.

Los Pelicans tienen grandes expectativas por lo que su joven plantilla puede conseguir si todas las piezas encajan y Green tiene el efecto que muchos esperan que tenga en su primera temporada. Pero nada de ello importa a menos que los dos mejores jugadores del equipo – Williamson y Brandon Ingram, también lesionado – lideren el camino.

Lo que hace toda esta situación incluso más terrorífica para los aficionados de los Pelicans es lo mucho que se han acostumbrado a que sus esperanzas de playoff descarrilen en el primer mes de la temporada regular debido a lesiones de jugadores clave. Muchos quieren creer que este grupo tiene lo que se necesita para volver a la postemporada, pero es difícil ignorar las muchas veces que se ha repetido la misma historia en New Orleans.

Había esperanzas de una entrada en el playoff en la temporada de rookie Zion en la 2019-20, pero un inicio de año de 6-22 con Williamson apartado puso punto y final a esos planes. Durante la 2016-17, New Orleans perdió sus primeros ocho partidos de la temporada con Jrue Holiday alejado del equipo debido a un asunto familiar. La temporada anterior, los Pels empezaron con 1-11, parcialmente a causa de la ausencia de Tyreke Evans debido a unos dolores en una rodilla.

Durante la década pasada, New Orleans puede que lidere la liga en optimismo durante la offseason que se va por el desagüe antes de que llegue diciembre.

Green y el resto de este equipo harán todo lo que puedan para asegurarse de que la misma historia no se repita. Cómo conseguirlo es complicado de imaginar sin esa bola de demolición en medio del parqué dominando delante del aro.

Sin embargo, la tarea más fundamental para esta franquicia es curar al cien por cien a su joven superestrella, incluso si eso significa tenerla sentada más tiempo del esperado para empezar la temporada. A menos que vuelva a jugar y sentirse como él mismo, nada más importa.

🛍️ Comprar entradas NBA

Periodismo | CD Castellón, Deporte USA, UFC y Dardos | Crónicas y Podcast en Ferran On Sports

En 'Tiempo de Basket' desde 18.10.2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

0SeguidoresSeguir
2,939SeguidoresSeguir

Cinco Titular