26 octubre 2020

Tiempo de Basket

Análisis – Opínión – Baloncesto

El Real Madrid ha sido el asterisco de una Fase Final Excepcional

Baskonia Campeón ACB 2020

En Valencia hemos asistido a un espectáculo baloncestístico sin precedentes durante los últimos días. La ACB, la mejor liga nacional sin contar a la NBA, nos ha demostrado el porqué de ese apellido. No vamos a entrar en el nivel organizativo, de ello ya hablamos hace unos días, vamos a diseccionar la competición desde el punto de vista deportivo. Porque, no lo olviden, al final, durante estos días se ha probado el nivel de los equipos ACB para conseguir ser el campeón de esta edición.

Baskonia y Real Madrid, la cara y la cruz de esta Fase Final ACB

Comenzaremos por el número de equipos participantes. A priori, al principio de la competición, nos parecía que el número podría llegar a ser excesivo. Tal vez 6 equipos por grupo podría llevar a que en las últimas jornadas ya estuvieran las cosas más o menos claras y tuviéramos muchos partidos de la basura donde nadie se jugara nada. Una de las grandes pegas de la competición es que solo se dilucidaba el campeón y se podía dar a entender que muchos partidos no servirían para nada. Todo lo contrario.

Salvo un par de encuentros o tres, siempre hemos visto nivel. Los jugadores y técnicos han conseguido mantenerse enchufados obsequiándonos un gran espectáculo. Hemos visto talento joven, mucho esfuerzo y muestras de deporte puro, dándole importancia a cada balón, por muy mal que se estuviese en la clasificación. Una respuesta atrevida de los equipos más modestos que ha llevado a que la cifra, a priori problemática, se convirtiera en un problema anecdótico.

Otro de los temas importantes para que un campeonato tenga éxito es su capacidad de generar historias. Esta Fase Final Excepcional las ha tenido. Hemos visto como Jayson Granger ha vuelto al baloncesto a un gran nivel, justo el año que padecía una lesión de gravedad. También hemos visto como Pablo Aguilar, tras vivir el año más difícil de su carrera deportiva con lesiones y parón por el COVID en China, aterrizaba en Burgos y se acoplaba a un grupo extraordinario de jugadores, siendo en muchos casos puntal del equipo. Historias también de jóvenes que han podido disfrutar de más minutos de los habituales por la dureza del partido cada 48 horas, y que nos ha permitido ver a una serie de jugadores interesantes. Una lista que encabezaría Pradilla, del Casademont Zaragoza, un 2,02 con unos movimientos muy interesantes y una forma de entender el juego, con descaro y valentía que le convierten en una de las citas para subrayar de este final de temporada.

Pero de entre las historias, destaca sin lugar a dudas la de dos colectivos, San Pablo Burgos y Morabanc Andorra. Dos equipos dirigidos por dos grandes entrenadores, Ibón Navarro y Joan Peñarroya. Que cuentan con jugadores muy interesantes que han comprendido desde el principio que esta Fase Final Excepcional era una carrera de fondo en la que podían competir si se dejaban la piel. Benite, Fitipaldo, Lima, Aguilar, Jelinek, Sy Hannah, Massenat… solo por citar a algunos de los que han dejado su impronta en el Pabellón de la Font de Sant Lluis en València.

Entre los favoritos, solo un equipo no ha cumplido, quizás el único de todos, junto a Iberostar Tenerife, que no ha sabido comprender esta Fase Final Excepcional, pese a que contaba con más armas que la mayoría, el Real Madrid. FC Barcelona, Baskonia y Valencia Basket han hecho valer su potencial técnico y físico, con plantillas más amplias para cumplir los pronósticos, pero los madrileños no han sabido aprovechar al pívot puro más dominante de Europa, Walter Tavares, ni al mejor base de Europa, Facundo Campazzo, jugando, ambos dos, a un gran nivel. Tan solo un dato positivo en la hoja de servicios madridista, cuando encontraron a un rival que consideraron a su altura, véase Valencia Basket, se emplearon a fondo y nos obsequiaron, ambos equipos, el mejor partido, sin lugar a dudas, de estos días. Aún así, fracasaron con estrépito ante dos equipos ante los que se mostraron indolentes, Burgos y Andorra. Su gran penitencia. El único asterisco negativo de esta fase final, el Real Madrid.

🔥 Libros de baloncesto para leer

Contando cosas en RNE

En 'Tiempo de Basket' desde 15.06.2020