miércoles, octubre 5, 2022
InicioAnálisis / OpiniónZion Williamson, ¿jugador de cristal?

Zion Williamson, ¿jugador de cristal?

Después 10 diez meses desde la última vez que pisó una cancha de la NBA, estos últimos días los medios de comunicación de americanos han confirmado que Zion Williamson podría estar en el buen camino para volver a entrenar con el equipo de New Orleans Pelicans, tras haber avanzado en la recuperación de la lesión en su pie derecho. El ala pívot de 21 años cada vez tiene más presión por parte de los fans a causa del buen rendimiento que está teniendo Ja Morant, pieza clave para que los Grizzlies vayan segundos en la NBA, promediando por partido 27,5pts/5,8reb/6,7asits.

Si hablamos de Zion Williamson hay que empezar recordando los campeonatos estatales de Carolina del Sur, donde resaltaba por su físico, fuera de lo normal a esa edad. Esto le permitía tener explosividad para penetrar a la canasta fácilmente, liderando a su equipo a ganar varios títulos, además de ser nombrado McDonald’s All-American y Mr. Basketball de South Carolina en su último año en el instituto. A todo esto, había que añadir que Williamson iba adquiriendo reconocimiento nacional gracias a sus videos virales en las redes sociales donde exhibía su capacidad para realizar mates. Sus buenas actuaciones le valdrían para que varias universidades se pelearan por él. Eventualmente se decidirá por la universidad de Duke, donde compartiría vestuario con R. J. Barrett y Cam Reddish. Durante su época con los Blue Devils, los aficionados estaban ilusionados por tener un jugador como Zion Williamson cuya posición natural es la de ala-pívot, pero también puede desempeñar como pívot en un sistema small ball. Sin embargo, sus 128Kg empezarían a acarrear consecuencias llegando las lesiones en las rodillas ya que no es posible que el cuerpo pueda manejar esa presión noche tras noche. Así ocurrió en la ocasión en la que sufrió un esguince en la rodilla tras haber atravesado su zapatilla Nike. Finalmente promediaría en 33 partidos 22,6puntos /8,9reb/2,1asits y un 68% en tiros campo. A pesar de tener tres de los mejores reclutas del país en su lista, Duke no pudo ganar el Torneo NCAA 2019, cayendo ante Michigan State por un punto en la Final Regional Este. Aun así, esto le sirvió a Williamson para ganar el premio al Jugador del Año de la ACC, además de ser incluido en los mejores quintetos defensivo y de novatos de la ACC y​ ser nombrado por Sporting News como su Jugador del Año.

Su llegada a la NBA fue muy esperada y, tras muchos rumores por su posible equipo, fue elegido en la primera posición del draft de 2019 por delante de jugadores como Ja Morant. Desafortunadamente, las lesiones volvieron a llegar y su debut no llegaría hasta el mes de enero. En estas condiciones, terminaría disputando solo 24 partidos con unos números 22,5pts/6,3reb/2,1asits que le valdrían para entrar en mejor quinto de Rookie de la temporada. Así las cosas, parecía que su segunda temporada sería ya su gran explosión en la liga americana y empezó con buen pie a nivel individual siendo elegido para disputar el All-Stars Game. Más aun, en la segunda parte de la temporada logró igualar a Shaquille O’Neal como el jugador con más partidos consecutivos, promediando más de 20 puntos y con un acierto superior al 50% en tiros de campo, estableciéndose como la gran promesa que prometía teniendo una media por partido de 27pts/7,2reb/3,7. Sin embargo, a principios de mayo llegaría la lesión en su pie derecho que arrastra hasta el día de hoy.

Esta lesión debía de ser de corta duración pero, irremediablemente, el staff médico y Zion deben tomar la decisión de que pase por quirófano a principios de septiembre, con el objeto de intentar llegar al inicio de la temporada. Esto nunca llegar a ocurrir. La franquicia y el jugador empiezan a esconder información sobre el desarrollo de la lesión, llegando a tomar la decisión en diciembre de cambiar los hábitos alimenticios del jugador, además de cambiar el cuerpo médico proveniente Portland. La imagen de jugador se va, poco a poco, ensuciando a causa de esconder la realidad de sus lesiones, llegando a difundirse en las redes sociales imágenes de su mal estado físico que el entorno de Zion continuaba desmintiendo.

Si hablamos de la relación de Zion Williamson con los New Orleans Pelicans hay que destacar que el ala pívot ha jugado 85 partidos, teniendo un balance 40 victorias y 45 derrotas, números bastante buenos si los comparamos con los que no juega, registrando un balance negativo de 47 victorias y 76 derrotas en 123 partidos. Esto ha causado que la franquicia haya tenido que moverse en el mercado de invierno, incorporando al equipo a «C. J.» McCollum quien ha dado al equipo un impulso de calidad, al mismo tiempo que una mejora en los resultados. Este fichaje seguramente no se hubiese realizado si Zion Williamson estuviese recuperado. Esta falta de regularidad ha ocasionado que en las últimas semanas aparezcan rumores sobre un posible traspaso con los New York Knicks donde Williamson se rencontraría con sus compañeros de Duke.

En definitiva, todos sabemos que Zion Williamson tiene un potencial para convertirse en unos de los mejores jugares de la NBA a corto y largo plazo. Sin embargo, para que esto ocurra, debe tener la capacidad de combinar su estilo de juego explosivo al mismo tiempo que mantiene hábitos alimenticios y de entrenamiento que le eviten sufrir futuras lesiones. Si esto no ocurre, podría convertirse en otra gran promesa malograda por el camino.

🛍️ Comprar entradas NBA

Periodismo UMA / Nadador Club Mediterráneo Malaga

En 'Tiempo de Basket' desde el 07.02.2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

1,260SeguidoresSeguir
699SeguidoresSeguir
3,207SeguidoresSeguir

Cinco Titular