31 octubre 2020

Tiempo de Basket

Análisis – Opínión – Baloncesto

Pau Gasol: Avistamientos de verano

Pau Gasol selección España

Con la ola de calor que sacude el país todos los veranos pegando fuerte, y con la resaca de baloncesto que nos ha dejado el final de la ACB, lo que más apetece es baloncesto, la selección y Pau Gasol.

Los veranos de Pau Gasol

Ese baloncesto de verano, que refresca más que un helado, que nos apetece más que una copa con dos hielos, y que sabe a chiringuito de playa. El baloncesto FIBA. Juegos Olímpicos, Mundiales, Eurobaskets, que nos transportan a otros veranos, a la playa, al pueblo, o a dónde sea que estuviésemos de vacaciones, y nos las ingeniaramos para ver el baloncesto. Y a Pau.

Pues de ese baloncesto, me he querido acordar hoy. Concretamente, de un momento significativo y bien refrescante para pasar el mono y retrotraernos a tiempos de disfrute con la pelotita naranja.

Bien es cierto que la fase final del Eurobasket suele ser en septiembre. Con días más frescos y normalmente, entrando en rutina de trabajo o estudios. Pero siempre tiene ese sabor veraniego de las fases de preparación, partidos amistosos, descartes, etc…

Nos remontamos al año 2015. Eurobasket que quizá recordemos que se celebraba en Francia. En Lille. Aunque esto no es del todo cierto.

Debido a la inestabilidad política en Ucrania, el movimiento nacionalista proeuropeo conocido como el Euromaidán, en el que se integraban desde organizaciones sociales hasta partidos filofascistas, convocaba protestas contra el gobierno del prorruso Víktor Yanukóvich, en el lugar donde debía celebrarse el torneo de ese año.

La FIBA puso tierra de por medio, y creó un nuevo formato. El Eurobasket se celebraría en cinco sedes nuevas, localizadas en cuatro países diferentes. Los elegidos fueron Montpellier, Berlín, Zagreb y Riga. En cada sede se ubicaría un grupo que jugaría allí todos sus partidos de primera fase, con la selección local y cinco selecciones más. La segunda fase, desde los octavos hasta la final, se celebraría en Lille. Ante nada menos que 26000 personas, récord europeo.

Ese año, la selección española viajaba al Eurobasket con las bajas de Ricky Rubio, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro, o Marc Gasol. Los puntales de la selección española, serían Pau, los Sergios, Llull y Rodríguez, Rudy Fernandez, y Niko Mirotic, y estarían acompañados por Guillem Vives, Pau Ribas, Felipe Reyes, Pablo Aguilar, Victor Claver, Willy Hernangomez y Fernando San Emeterio.

En la primera fase, en el O2 de Berlín, España perdía ante Serbia, ganaba a Turquía, caía ante Italia, y lograba su clasificación ante Islandia y el anfitrión Alemania, en un último partido en el que se jugaba a cara o cruz la eliminación, y que se llevaba la selección española 76-77.

Una vez en los cruces, España se deshacía de Polonia en octavos con soltura, y sufría para eliminar a Grecia en cuartos, 73-71. Podemos afirmar que España no estaba haciendo un gran torneo. Había estado al borde de la eliminación en la fase de grupos, en los cuartos de final, incluso se había dejado dos partidos por el camino. Y el anfitrión, Francia, esperaba en el Pierre Mauroy de Lille. Un equipazo, lleno de NBAs, con más de 26000 gargantas alentando. No parecía el partido propicio. Pero llegó Pau.

Con una exhibición de poste bajo, para desesperación de Rudy Gobert y Joffrey Lauvergne, su dominio de la zona, y una gran lectura del partido, llevaba a la selección a la prórroga. Después, 80-75 para España. El resultado es leyenda. Y sus estadísticas personales también. 40 puntos, 11 rebotes, 3 tapones, y la sensación de que esa noche, nada hubiese parado a Pau.

«Francia perdió en semifinales del Eurobasket, víctima de España y de un monstruoso Pau Gasol, autor de 40 puntos». Le Monde.

«Pau Gasol fue la respuesta. El jugador de 35 años acabó con 40 puntos en 21 lanzamientos, capturó 11 rebotes e incluso taponó a Rudy Gobert en tres ocasiones. Fue de lejos el mejor sobre la cancha». NBC

E.T, como cariñosamente le apodaba el gran Andrés Montes, había hecho volar la bicicleta de España. Había iluminado el camino al oro. La final, un trámite ante una Lituania que no pudo pelear en ningún momento por el metal dorado, con un 80-63 aplastante.

🔥 Libros de baloncesto para leer

Entrenador y loco del baloncesto. Profesor. CBM/UCM.

En 'Tiempo de Basket' desde 11.05.2020