31 octubre 2020

Tiempo de Basket

Análisis – Opínión – Baloncesto

TJ Warren: El mejor jugador de la burbuja NBA

TJ Warren NBA

Anthony Warren Jr., TJ Warren para los amigos, nació el 5 de septiembre de 1993 en Durham, Carolina del Norte. Su padre, también fue jugador de baloncesto, en la Universidad Estatal de Carolina del Norte (North Carolina State, no confundir con la North Carolina de Jordan y sus Tar Heels).

TJ Warren, el mejor jugador del reinicio NBA

¿Sus ídolos de la infancia? Tracy McGrady y Paul Pierce, ambos jugadores exteriores con unas características físicas parecidas a las suyas. Y de mucho talento anotador. ¿Su mentor, a parte de su padre, en esto del baloncesto? Todo un All-Star y el ex de los Indiana Pacers, David West, cuyo hermano mayor, Dwayne West, entrenó a TJ Warren mientras jugaba en el instituto.

Una vez en la NCAA, TJ seguía el camino de su padre, jugando dos temporadas en North Carolina State. 18.5 pts, 5.7 rebs y 1.5 robos, con un maravilloso 55.5% en tiros de campo en 70 partidos, de los cuales jugaría 49 de titular. Lo que podríamos considerar, como dos años muy correctos de Tj, en los que además igualó un record de la ACC, la conferencia de la costa atlántica de la NCAA. Escribiendo su nombre en la historia junto a dos cracks NBA como Tim Duncan y Horace Grant, siendo los tres los únicos jugadores en haber liderado dicha conferencia en puntos anotados y porcentaje de tiro en la misma temporada.

Con todos estos logros, TJ se presentaba al draft de 2014, donde los Phoenix Suns le drafteaban con el número 14 de la lotería. Las dos primeras temporadas en la franquicia de Arizona fueron duras para TJ. Para la mayoría de los rookies, no es fácil jugar minutos de calidad en la mejor liga del mundo. Pero al final de la 15-16, TJ ya se había asentado en la rotación de la franquicia de Phoenix, y comenzaba a demostrar su facilidad para anotar.

Eso sí, anotaba para una de las peores franquicias de la liga. Esa franquicia que lleva 8 años buscando a su próximo Steve Nash, y que no ha jugado un playoff desde hace 10.

TJ seguía mejorando sus registros en cada temporada, pero también aumentaba considerablemente su número de lesiones. Por este motivo la franquicia de Arizona decidía traspasarlo a los Indiana Pacers de su mentor David West, la noche del draft de 2019.

Y el cambio le vendría como anillo al dedo. TJ recuperaba su mejor versión anotadora, promediando 19.7 pts con unos maravillosos porcentajes del 57.8% en tiros de 2 y 40% en triples, nueva arma para su arsenal ofensivo. Estos números son muy buenos para lo que se quiere en la franquicia de Indiana de TJ, y se ha consolidado como un jugador importante en el equipo.

Pero… En la burbuja de Orlando, ha pulverizado todos sus registros. Es cierto que solo lleva tres partidos en la reanudación de la liga, pero sus números son un escándalo. 53, 34, y 32 puntos para liderar a su equipo en sendas victorias ante Philadelfia, Washington y Orlando, con grandes porcentajes de tiro, y la sensación de que ha nacido una estrella.

Para los que no hayan visto jugar, recuerda a Kawhi Leonard, no solo por su gran parecido estético, salvando las distancias. Si sigue jugando así, quien sabe hasta dónde puede llegar.

🔥 Los mejores documentales de baloncesto

Entrenador y loco del baloncesto. Profesor. CBM/UCM.

En 'Tiempo de Basket' desde 11.05.2020